El cargo de Primera Dama de EEUU, "el trabajo no pagado más duro del mundo"