La comunidad internacional considera "desproporcionada" la sentencia contra las Pussy Riot