Putin cuenta con un ejército de "trolls" para mejorar su imagen por Internet