Rajoelina mantiene el pulso frente al Gobierno de Madagascar pese a su destitución como alcalde