Rajoy, rey por un día en Seúl