Un rayo fulmina la mano de Dios