Recelo ante el acuerdo en Egipto