Recortes que hacen llorar a la ministra de Trabajo italiana