Reino Unido apuesta por un ‘Brexit blando’