En Reino Unido, el Papa no vende