Reino Unido, aislado en su rechazo al nuevo Tratado