Reino Unido, objetivo principal de los terroristas