Una impresionante nevada deja a Roma cubierta de blanco