Roma decide multar a todos aquellos que se sienten en cualquier monumento o fuente del país