La sombra del fraude planea sobre las elecciones pese a los observadores