Rusia, en máxima alerta