Los terroristas planeaban una masacre en Bruselas como los atentados de París