Salé atribuye a fuerzas tribales el ataque contra su palacio y eleva a siete los fallecidos