Sandy, una tentación para los cámaras aficionados