Sant Llorenç, un pueblo cubierto por el lodo en apenas unas horas