Sarkozy echa un cable a España