La macabra sonrisa del autor de la matanza de Japón tras ser detenido