El piloto del avión de Seattle: “No quiero lastimar a nadie. Solo que me susurres dulcemente al oído”