El secuestrador de Cleveland reconoce su culpabilidad para evitar la pena de muerte