Un taquígrafo del Senado italiano cobra casi lo mismo que el Rey Don Juan Carlos