Serbia, la imagen de la vergüenza europea