Una familia argentina convivía en su casa con una pitón de tres metros y medio de largo