Seúl acoge con frialdad la última propuesta norcoreana de diálogo