El viceministro de Exteriores sirio considera los ataques "una declaración de guerra"