La comunidad internacional dividida ante el horror en Siria