Las bombas apagan el canto de los niños en Siria