La guerra convierte a Siria en uno de los sitios más peligrosos del planeta