Al menos 56 personas han muerto de forma violenta en Siria