Solo el 16% de las mujeres del norte de África y Oriente Próximo pueden participar en la vida pública