Una amenaza de bomba obliga a desviar el vuelo del presidente de Sony