Sorpresa y horror entre los vecinos de uno de los terroristas abatidos en Londres