Sri Lanka sabía que los terroristas iban a atentar contra iglesias y objetivos turísticos y no hizo nada para evitarlo