Duras críticas a una campaña publicitaria que muestra a un Steve Jobs envejecido