Supatra Sasuphan, la niña lobo sin complejos