Una fuerte tormenta podría haber sido la causa de la tragedia del avión de Swiftair