Syriza, cada voto cuenta