Un empresario taiwanés pide perdón de rodillas a sus clientes