Arnold Schwarzenegger sale a asustar a sus fans para promover su nuevo Terminator