El consulado español en Katmandú, convertido en centro de acogida