Una pulsera electrónica controlaba a uno de los terroristas de Normandía