Theresa May defiende un endurecimiento de las penas para combatir el terrorismo