Cuba y Haití sufren la ira de Isaac