El alcalde de Toronto promete una "guerra abierta" tras la limitación de sus poderes