Treinta personas han muerto carbonizadas en el interior de sus vehículos en Portugal