Donald Trump y su curiosa forma de hacer diplomacia